La ONU está “preocupada” por los planes de México, le recuerda que solo puede legalizar para fines medicos.

La ONU está “preocupada” por los planes de México, solo puede uso Medicinal dice....


La JIFE recuerda que los tratados sólo permiten el uso médico y científico del cannabis

La JIFE, el órgano de la ONU que vela por el cumplimiento de los tratados antidrogas se muestra preocupado por las iniciativas para legalizar el consumo recreativo del cannabis en varios países, entre los que menciona a México, a los que recuerda su obligación de cumplir las normas internacionales. 

“La JIFE sigue preocupada por las novedades legislativas de varios países en lo que respecta al consumo con fines no médicos del cannabis”, advierte este órgano en su informe anual publicado hoy en Viena. 

La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) recuerda que los tratados sólo permiten el uso médico y científico del cannabis y que cualquier otro uso “socava la adhesión universal a los tratados internacionales de drogas”. 

 La Junta se refiere a estas obligaciones al recordar tanto iniciativas legales en Estados Unidos como el proceso abierto en México para regular el consumo lúdico de esa droga, al que sólo falta su aprobación en el Senado.

En el caso concreto de México, el documento recuerda el proceso legal abierto desde que en 2018 la Suprema Corte declarara inconstitucional la prohibición absoluta del consumo recreativo de la marihuana, y afirma que “toma nota” de los cambios legislativos propuestos.

También indica que seguirá en contacto con el Gobierno en este y otros asuntos relacionados con “sus obligaciones legales internacionales”.

En su informe, la JIFE advierte de una “creciente epidemia de metanfetaminas” en México, y menciona que entre 2002 y 2016 la prevalencia de uso en la población general creció del 0.1 al 0.9%, una subida del 800%.

Además, señala que las sobredosis por heroína detectadas en los últimos años se explican en la generalizada adulteración de esa droga con fentanilo, un analgésico sintético 50 veces más potente que ese opioide.

El reporte habla también del impacto que la pandemia de la covid-19 ha tenido en el narcotráfico y señala que el propio Gobierno ha identificado tres consecuencias: aumento de la violencia armada; diversificación de la actividad delictiva para compensar pérdida de ingresos, y fortalecimiento de grupos criminales.


Una de las principales motivaciones de la regularización de la marihuana en México es combatir el narcotráfico, pero expertos dudan de su impacto pues el cannabis ya no es la mayor fuente de ingresos de los cárteles.

La Cámara de Diputados aprobó esta semana la legislación que regula el consumo lúdico de la marihuana para cumplir con un mandato de la Suprema Corte que declaró inconstitucional su prohibición, y ya solo falta el voto del Senado.

Durante el debate del miércoles, el diputado Arturo Hernández, del gobernante Movimiento Regeneración Nacional (Morena), defendió la regularización sosteniendo que la guerra militar contra el narcotráfico iniciada por Felipe Calderón (2006-2012) “causó más estragos que las afectaciones a la salud” de las drogas.



Reducción de la violencia del narco 

 En 2020, a pesar del confinamiento por la pandemia de covid-19, México registró 34,515 víctimas de homicidio doloso, casi igualando el récord histórico de los 34,582 asesinatos de 2019.

De acuerdo con la ONG Semáforo Delictivo, el 80 % de los homicidios que se registran cada año en el país son atribuibles al crimen organizado, a enfrentamientos y ajustes de cuentas.

Por ello, al director de la organización, Santiago Roel, no le cabe la menor duda de que “la regulación de la marihuana y de otras drogas que tengan mercado negro en México puede contribuir a la reducción de la violencia”.

“La única manera de combatir esta violencia es mediante principios económicas y no con balas”, dijo este domingo a Efe Roel, quien cree que la regularización quitará mercado a los cárteles del narcotráfico.


Deja un comentario