Rafael Mechoulam: El hombre que descubrió el THC

Rafael Mechoulam

Raphael Mechoulam es el responsable de comprobar que el THC es el único componente activo del cannabis e interactúa con el sistema de receptores más grande del cuerpo humano, el sistema endocannabinoide. Este doctor ha dedicado su vida a investigar los beneficios de la planta. Su vida fue llevada a la gran pantalla en un documental de 2015 llamado “The Scientist”, que ahora se puede ver online íntegramente.  

Mechoulam

Raphael Mechoulam es el responsable de comprobar que el THC es el único componente activo del cannabis e interactúa con el sistema de receptores más grande del cuerpo humano, el sistema endocannabinoide. Este doctor ha dedicado su vida a investigar los beneficios de la planta. Su vida fue llevada a la gran pantalla en un documental de 2015 llamado “The Scientist”, que ahora se puede ver online íntegramente.  

El documental empieza cuando su creador, Zach Klein, le pregunta al investigador por qué se ha dejado “engañar” y le ha permitido a él contar su historia. Raphael Mechoulam le contesta seguro, “quiero promover este tema y decir a la gente que hay un grupo de componentes, un sistema endógeno muy importante que no está siendo utilizado clínicamente de la mejor manera y es muy prometedor desde el punto de vista clínico. Y quizá esta película lo va a promocionar”.

El cannabis ha sido usado como remedio y como sustancia recreativa desde hace miles de años, pero sorprendentemente su componente activo nunca había sido aislado de forma pura. El doctor Mechoulam decidió comenzar una investigación junto a su compañero Yechiel Gaoni para averiguar qué componentes formaban el cannabis. La investigación se centraba en dar con el componente o componentes activos activos presentes en la planta. El doctor se dio cuenta de que solo había uno, el delta-9-tetrahidrocannabinol o THC.

Por lo tanto, Raphael Mechoulam es el responsable de aislar y determinar la estructura y síntesis total de la molécula delta-9-tetrahidrocannabinol y por haber continuado luego investigando con trabajos con el sistema endocannabinoide. Este doctor también ha demostrado que el cerebro humano produce su propio cannabis, un químico al que ha bautizado como anandamida, que viene de la palabra en sánscrito ananda, que significa felicidad.

La aventura investigadora de Raphael Mechoulam comienza cuando, tras decidir que va a dedicar sus investigaciones a la planta del cannabis, visita a la policía israelí para pedirle el material con el que comenzaría su trabajo, ya que él sabía que tenían hachís de contrabando procedente de El Líbano. Después de su incautación la policía lo solía quemar, así que Mechoulam y su colega lo usarían para sus investigaciones. Sorprendentemente consiguió salir de la comisaría con 5 kilos de hachís. “Creo eres la única persona del mundo que se ha llevado 5 kilos de hachís de la policía y no le han arrestado”, le dice Zach Klein. “Bueno… probablemente sí”.

En otra ocasión, el doctor cuenta a los espectadores cómo, después de probar los efectos planta con monos, decidieron experimentar con personas. Y fue así como organizaron una velada entre amigos. La mujer de Mechoulam, Dalia, hizo para la ocasión una gran tarta de chocolate con cannabis y pidieron a sus amigos que ingirieran 10 mg de THC puro. Cinco de ellos comieron la tarta sin THC y cinco de ellos con THC, y compararon las influencias. “Ninguno de nosotros había tomado cannabis antes. En realidad muy poca gente usaba cannabis en Israel entonces. El THC hizo efecto en todos los que lo ingirieron, pero sorprendentemente a cada uno le hizo un efecto distinto. Una parte de ellos dijo, me siento raro, como si estuviera en otro mundo. “Quiero recostarme y disfrutar”. Otro dijo que no le pasó nada, pero no paró de hablar. Un tercero dijo “no pasó nada”, pero cada 15-20 segundos se reía a carcajadas. Estos efectos son muy conocidos ahora. A cada uno le afecta de manera diferente. No obstante, en uno de los casos, una participante sintió ansiedad. Creo que sintió que todas sus defensas psicológicas se esfumaban. Y, de repente, estaba abierta a todos, por lo que sintió una gran ansiedad. En algunos casos vemos ataques de ansiedad. Aunque generalmente no sucede. La mayoría se sienten un poco confundidos, quizá tranquilos, más abiertos a debatir, más abiertos socialmente al tema del que hablan”, le cuenta Raphael Mechoulam a Zach Klein.

En otra ocasión, el doctor cuenta a los espectadores cómo, después de probar los efectos planta con monos, decidieron experimentar con personas. Y fue así como organizaron una velada entre amigos. La mujer de Mechoulam, Dalia, hizo para la ocasión una gran tarta de chocolate con cannabis y pidieron a sus amigos que ingirieran 10 mg de THC puro. Cinco de ellos comieron la tarta sin THC y cinco de ellos con THC, y compararon las influencias. “Ninguno de nosotros había tomado cannabis antes. En realidad muy poca gente usaba cannabis en Israel entonces. El THC hizo efecto en todos los que lo ingirieron, pero sorprendentemente a cada uno le hizo un efecto distinto. Una parte de ellos dijo, me siento raro, como si estuviera en otro mundo. “Quiero recostarme y disfrutar”. Otro dijo que no le pasó nada, pero no paró de hablar. Un tercero dijo “no pasó nada”, pero cada 15-20 segundos se reía a carcajadas. Estos efectos son muy conocidos ahora. A cada uno le afecta de manera diferente. No obstante, en uno de los casos, una participante sintió ansiedad. Creo que sintió que todas sus defensas psicológicas se esfumaban. Y, de repente, estaba abierta a todos, por lo que sintió una gran ansiedad. En algunos casos vemos ataques de ansiedad. Aunque generalmente no sucede. La mayoría se sienten un poco confundidos, quizá tranquilos, más abiertos a debatir, más abiertos socialmente al tema del que hablan”, le cuenta Raphael Mechoulam a Zach Klein.

-“El cannabis fue usado en el Medio Oriente durante miles de años”- dice Mechoulam durante el documental. -“¿Como medicina?”- le pregunta Klein. -“¿Quién sabe? Quizá también para otros fines”-“Muchas tribus de aquella época utilizaban el cannabis. Los asirios lo usaban como medicamento estimulante y para asuntos religiosos. Los egipcios lo usaban como medicamento. Es sorprendente que los griegos y los romanos no conocieran su efecto psicoactivo, pero usaban el cannabis como antiinflamatorio. En la India usaban el cannabis para librarse de las preocupaciones y miedos. Es una buena definición de los ansiolíticos. Sabíamos que el cannabis se usaba para el tratamiento de la epilepsia”.- “¿En el pasado?”- pregunta de nuevo Klein. -“En el pasado. Leí por ejemplo una traducción de un cuento árabe del siglo XV que habla sobre un líder árabe que sufría epilepsia. El médico le recetó cannabis y lo curó, pero tuvo que usarlo toda su vida. Así que nos sugirieron probarlo para el tratamiento de epilepsia”.

Y el documental se va desarrollando así, entre conversaciones de su director con el protagonista y con personajes que conforman su vida: su esposa, sus colegas de la ciencia… Lo mejor de “The Scientist” es que nos está contando una historia extraordinaria y lo hace de manera muy fácil y coloquial, incorporando mucho el humor. Su montaje cuida también la música y las animaciones, de tal manera que el espectador no tiene la sensación de estar viendo un documental sobre ciencia. Y es que, probablemente no se trate solamente de eso. “The Scientist” es mucho más. Es humana, interesante, divertida y logra conectarnos con lo todos los aspectos de la planta: científico, histórico, religioso, recreativo… pero sobre todo, nos da unas cuantas pinceladas de lo poderosa que puede llegar a ser la marihuana si la usamos bien.

Web donde podéis ver el documental íntegro con subtítulos en español.

Documental Aquí

da click aqui

Da Click aquí

Nuestro CBD 

Da click aquí

Deja un comentario

CBD 500 MG enivo a todo México

Da click aqui para pedir CBD

Categorías